0 Flares 0 Flares ×

Buganvilla y Magnolio

Vamos directos al mes vacacional por excelencia. Agosto nos espera a la vuelta de la esquina con sus sombras, sus siestas y las horas muertas bajo el sol, pero no debemos ser impacientes! El mes de Julio está aquí y llega con él, nuestra selección mensual de plantas de jardin.

Esta vez hemos elegido una pareja muy diferente, por un lado buganvilla una planta trepadora de gran e intenso colorido que salpica el norte de la península y por otro el magnolio, un arbol regio y de gran elegancia distinguido por su grandes flores blancas que sin duda se convertirá en el protagonista de nuestro jardín..


1. Buganvilla

Nombre científico Bouganvillea. Arbusto trepador de hoja perenne aunque a veces pierde hoja. Sus ramas son muy fuertes y vigorosas pudiendo llegar hasta los 8 m de longitud, pero debemos disponer de soporte porque este arbusto trepador necesita una superficie para apoyarse.

Bouganvillea

Arbusto muy robusto, dice el refranero que «buganvilla no cuidada, buganvilla muy florida». No soporta las fuertes heladas y necesita sol para florecer. Muy apreciado por su floración y su color intenso, aunque realmente las flores son diminutas de color amarillo, casi ni se ven y son las bracteas las encargadas de darle el color púrpura-carmín intenso tan típico de este arbusto, que se encarga de dar ese tono frondoso de fondo a nuestro jardín y la nota de color en verano..


2. Magnolio

Nombre científico Magnolia grandiflora. Arbol de gran porte y envergadura, de forma piramidal, ramificado desde la base y de estructura abierta. Posee hoja perenne y se caracteriza por el gran tamaño de sus hojas de forma ovado-oblongas, de color verde muy brillantes en su haz y hierro oxidado en su envés, (muy utilizado últimamente por las ultimas tendencias de decoración floral).

Magnolia grandiflora

Sus flores son grandes y esféricas, de color blanco y muy aromáticas . Aparecen de manera  intermitente desde mediados de verano hasta entrados en otoño dependiendo del clima y la temperatura. Normalmente se disponen como ejemplares muy escénicos en el jardín, aunque son necesarios años para que consigan porte.

Los podemos ver en sitios muy notables como los parterres barrocos que rodean la estatua de Felipe IV en los jardines de la madrileña Plaza de Oriente,  frente al Palacio Real.

 

Andrea G.Padín y Javier Palacios,

Paisajista y Arquitecto en LaHabitacionVerde

 

0 Flares Pin It Share 0 Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×