Jardines de otoño

Diseño con rojo, burdeos y amarillo

Estamos en pleno otoño, una de las épocas más bonitas para tener un jardín. Desde la primavera con su florido mes de mayo al duro invierno, cada mes y cada estación tienen su belleza e interés dentro del jardín; así es como lo vemos en el estudio de paisajismo La Habitación Verde.

La estacionalidad, ver cómo cambia el jardín de verano a otoño es una herramienta que utilizamos  muy a menudo en el diseño del jardín. Los patios, las terrazas y los jardines también se deben disfrutan en otoño, especialmente en ciudades como Madrid que tiene un clima muy suave durante los meses otoñales.

El secreto para tener un bonito jardín de otoño es controlar muy bien el número de plantas que pierden hoja y conseguir un equilibrio entre las plantas que mantienen sus hojas y las que añaden los tonos otoñales que tan espectaculares resultan en cualquier jardín.

Para mostraros la belleza de nuestros jardines en otoño, esta vez os traemos un árbol y un arbusto que frecuentemente utilizamos en los proyectos de paisajismo y que están especialmente bonitos en otoño: cornejo y liquidambar.

1. Cornejo siberiano

Nombre científico Cornus Alba. Arbusto de porte medio y hoja caduca. Normalmente no supera los 1,5-2 metros, tanto de altura como de diametro. Este arbusto es muy valorado sobre todo por el color de sus ramas en otoño de un rojo intenso.

Sus hojas son de forma ovalada y de color verde oscuro. Cuando llega el otoño pierde todas sus hojas, y nos muestra sus tallos de color rojo escarlata realmente fantásticos.

De color más fuerte son los nuevos brotes, su intensidad aumenta cuando se planta en zona soleada. Normalmente las utilizamos en grupos para que hagan contraste de colores y sobre todo en proyectos de paisajismo en zonas rusticas como fincas o bodegas

2. Liquidambar

Nombre científico Liquidambar styraciflua. Árbol caducifolio de porte cónico o piramidal muy decorativo y ampliamente utilizado porque presenta una de las más vistosas estampas otoñales de color junto al Acer. Tiene un tronco muy característico por las profundas hendiduras de la corteza. De porte estrecho cuando es joven, tiende a ensanchar al madurar y muestra su aspecto más espectacular durante el otoño.

Sus hojas adquieren estos tonos amarillos, rojos y burdeos siempre que estén situados en zonas soleadas.

Perfecto para situar en praderas o como árbol para alineaciones, muy utilizado en el diseño de jardines o parques. En Madrid podemos encontrarlos flanqueando la Ópera en la Plaza de Oriente. Apto para jardines medianos y grandes debido a su rápido crecimiento y su tolerancia, que los convierten en árboles idóneos para dar sombra, frenar el viento y sobre todo… ¡disfrutar del otoño!